El poeta y escritor Julio San Francisco ratifica desde España que sigue en Concilio Cubano

juliosanfrancisco

11 de abril de 2009

CONCILIO CUBANO, del cual junto con mi amigo, el Doctor y ex preso político cubano, Leonel Morejón Almagro, hoy en el destierro, soy uno de los fundadores, renace nuevamente. Ha renacido en el Congreso del Presidio Político realizado este mes de abril de 2009 en Miami, FL, EE.UU. Concilio Cubano fue el primer intento, de gran embergadura y calado, de unidad de los demócratas cubanos dentro y fuera de Cuba. A partir de Concilio -y aún cuando fue aplastado y su gestor y Delegado Nacional, el Dr. Morejón Almagro, y su Vicedelegado, Lázaro González Valdés, entre otros, cumplieron largas condenas de prisión, significó “la puesta de largo” de la oposición interna en la lucha inclaudicable contra la tiranía. Después de Concilio se conoció por primera vez en una escala si no suficiente, sí muy superior a la de entonces la existencia de la oposición cubana interna y el apoyo, como nunca antes, de la oposición cubana externa. Significó también la prueba de fuego de aquella primera agencia de prensa libre, Habana Press, que dio inicio e inauguró el camino de lo que hoy es el Movimiento Cubano de Periodismo Libre, que tiene incontables y pequeñas agencias a lo largo y ancho de todo el país, de una docena de periodistas entonces, hoy más de 100, 26 periodistas presos actualmente, de ellos, 3 de Habana Press, y cuya lealtad a la Información de los cubanos y a Conclio llevó al destierro -récord que aún mantiene- a toda su Junta Directiva. Hoy, casi 15 años después, renace de las cenizas, como el Ave Fénix, Concilio Cubano. Este hecho lo he esperado mucho tiempo y ahora me llena de satisfacción, también de nostalgias. Yo, que estuve tan comprometido con este valiente y desinteresado, patriótico empeño, desde que participé con mi amigo en su casa en el surgimiento de la idea aquella noche de finales del ’95 en que hablando con Leonel acerca de NATURPAZ (organización ecologista independiente cubana) -de la cual él era líder entonces y yo miembro y uno de sus ayudantes-, en medio de la conversación expresó la frase “tenemos necesidad de conciliar a los demócratas cubanos” y, a continuación, “Coño, eso, tenemos que crear Concilio Cubano”, aquella noche me quedé en su casa. A la mañana siguiente salí en bicicleta con él hacia el Cerro a acompañarlo, apoyar y escuchar su primera exposición sobre el trascendente proyecto. Después de este instante no tuvimos minuto de descanso. Tampoco de tranquilidad, si es que todavía nos quedaba alguna. Posteriormente lo acompañé a cumplir una formalidad que, aunque realmente ariesgada y de imposibles resultados fructuosos, al menos nos divertía: solicitarle un local a Sergio Corrieri, Presidente de algo así como la Asociación Oficial de Amistad con los Pueblos o Casa de Amistad con los Pueblos para celebrar la histórica reunión. Posteriormente la agencia Habana Press, de la cual yo era subdirector editorial y, a instancia mía, se había convertido en la agencia independiente que cubriría y difundiría toda la información de Concilio Cubano, incluida la muy secreta. Por esta razón participé -incluso muy enfermo, con las funciones metabólitas descompenzadas por la falta del medicamento que debía tomar “de por vida”, tiroides-, recogido de madrugada en la Oficina de la Agencia en El Caballo Blanco, en la única reunión nacional y clandestina de Concilio y, esa misma tarde, reporté para Radio Martí “Concilio Cubano se reunirá el 24 de Febrero en la capital con la autorización o sin la autorización del gobierno cubano”,- acordó el Concejo Nacional en reunión clandestina en las afueras de la ciudad”. Inmediatamente su Delegado Nacional fue arrestado y fui el único periodista independiente que cubrió aquél histórico juicio y del cual nació aquél otro reporté que comenzaba “El abogado Leonel Morejón Almagro, Delegado Nacional de Concilio Cubano, acaba de ser condenado a seis meses, hoy en La Habana al filo del mediodía”. Sin perder mucho tiempo empecé a escribir en Cuba aún el largo artículo, de amplia difusión en la red en su momento, El juicio de Leonel. Pocos días después también me tocó dar en tiempo real la caída de octavillas lanzadas sobre La Habana por Hermanos Al Rescate, en apoyo al gesto de unidad sin precedentes, hecho del cual nació mi reportaje más difundido, conocido y estudiano: “Octavillas sobre La Habana”. Para más inri también me correspondió el triste corolario de dar a conocer aquel Febrero esperanzador, dramático, ariesgado, fatídico y lleno de prisiones y destierros, la Carta entregada a Habana Press con la noticia de que Concilio no se reuniría. Todas estas son razones necesarias y suficientes para que hoy -sin renunciar a mi responsabilidad como Viceministro de Información del Gobierno Constitucional Cubano y Jefe de su Oficina en España y con el compromiso de apoyarlo desde su Gabinete- ratifique mi pertenencia y apoyo a Concilio Cubano del cual todos sus fundadores nos sentimos orgullosos en el tiempo. Julio Martínez (Julio San Francisco).

Enlace original: http://blogs.periodistadigital.com/juliosanfrancisco.php/2009/04/11/ise-acabo-el-compas-de-espera-irenace-co


%d bloggers like this: